El origen de las donas

Las donas o rosquillas son conocidas en todo el mundo y son de los postres preferidos de muchos, gracias a su masa suave y esponjosa y a sus rellenos y decoraciones dulces que cautivan el paladar de todos. Pero a pesar de que casi todos han comido alguna vez este bollo dulce, la mayoría de personas desconoce por completo la historia que hay detrás de ellas.

Al respecto, es posible encontrar varias y diferentes versiones, por ejemplo hay quienes afirman que sus orígenes se encuentran en la época medieval, exactamente en el norte de Europa. Pero la teoría más popular ubica los principios de las donas en Holanda, donde preparaban un dulce navideño llamado oliebollen.

Este se trataba de unos pasteles aceitosos, unas bolas de harina que se freían en grasa de cerdo. Pero durante la preparación, cuando se cocía la dona, siempre el centro quedaba crudo, era necesario retirarlo de prisa, para evitar que se quemara, en consecuencia el centro resultaba sin cocción. Así que comenzaron a poner en el centro rellenos de frutos secos y otros similares que no necesitaran cocción.

Más teorías

Otra explicación es que hasta el año 1847, un marinero llamado Hanson Gregory tuvo una excelente idea, pues su madre siempre le preparaba los panecillos de harina pero igualmente se veía frente al mismo problema del centro crudo, así que Hanson tuvo hizo un agujero con la tapa de un pimentero pequeño y retiró la masa del área central, permitiendo que el círculo restante pudiera freírse por completo y en menos tiempo.

Posteriormente, los peregrinos holandeses introdujeron las donas a Estados Unidos y poco a poco fueron evolucionando, hasta tomar la forma y el nombre que poseen hoy. Algunos dicen que la palabra dona viene del relleno que utilizaban para el centro del dulce, mientras que otros alegan que hace referencia a los nudos de masa, otra forma en la que también se presentaba el postre holandés.

En cuanto al término doughnut, comenzó a ser usado en el año 1809. Aunque la historia de este postre aún no esté del todo claro, es indiscutible que es delicioso probarlo en todas sus presentaciones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *